Blog

Jun 23, 2022 10:47am
Él nos Limpia
51 Views

Las nuevas madres estaban muriendo y los médicos no podían entender por qué. En la década de 1840, el Dr. Ignaz Semmelweis se preocupó profundamente al darse cuenta de la alta tasa de mortalidad entre las madres que acababan de dar a luz en su hospital. El hospital tenía dos pabellones para maternidad, una para las parteras y sus alumnos y la otra para los médicos y sus alumnos.

La tasa de mortalidad para la sala de parteras fue de alrededor del 30%, mientras que la tasa de mortalidad fue del 90% para la sala del médicos. ¿Por qué tanta diferencia?

Después de mucho estudio e investigación, el Dr. Semmelweis concluyó que los médicos no podían atender un parto justo después de completar una autopsia en la morgue. Dio instrucciones a todos los médicos para que comenzaran a lavarse las manos y pronto, la tasa de mortalidad se redujo drásticamente.

El lavado de manos evitó la propagación de gérmenes.

Dios ya sabía esto. Dio instrucciones específicas a los hijos de Israel sobre cómo limpiarse después de entrar en contacto con un cadáver.

“El que tocare cadáver de cualquier persona será inmundo siete días. Al tercer día se purificará con aquella agua, y al séptimo día será limpio; y si al tercer día no se purificare, no será limpio al séptimo día. Todo aquel que tocare cadáver de cualquier persona, y no se purificare, el tabernáculo de Jehová contaminó, y aquella persona será cortada de Israel; por cuanto el agua de la purificación no fue rociada sobre él, inmundo será, y su inmundicia será sobre él.” (Números 19:11-13)

La limpieza fue por razones físicas y simbólicas. La muerte era el resultado final del pecado, por lo que cualquiera que tocara algo que estuviera muerto quedaba impuro, tanto espiritual como físicamente. Se tenía que hacer un sacrificio y luego seguiría un ritual de limpieza. Si no se hacía correctamente, la persona impura podía ser expulsada y cortada del campamento.

Es 2022 y todavía no podemos entender el concepto de que lavarse las manos previene la propagación de gérmenes. Estaba en la tienda de comestibles el otro día y mientras estaba en el baño, dos personas salieron sin lavarse las manos. ¿No hemos aprendido nada desde la década de 1840?

Físicamente, nuestro país necesita purificación. Pero lo necesitamos espiritualmente también. Como pecador, estoy contaminado. No soy más que un trapo de inmundicia ante un Dios Santo y Justo. Soy inmundo. Pero Dios, en Su increíble poder y majestad, dejó Su trono para venir a esta tierra y limpiarme. Él tomó la deuda del pecado de muerte que nosotros debíamos.  Toda nuestra inmundicia y corrupción fue puesta sobre Sus hombros en el Calvario.

Señor, lávame. Soy inmundo. No soy digno. Solo tú puedes lavar los pecados de mi corazón. Solo tú puedes tomar lo que está contaminado y purificarlo.

“Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana.” (Isaías 1:18)Copyright © 2021 Lifeword.org. Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este artículo puede ser reproducida o reimpresa sin permiso por escrito de Lifeword.org